fbpx

El invierno se acerca rápidamente, lo que significa que es hora de darle a nuestra piel un poco más de atención. Las temperaturas más frías y la falta de humedad en el aire pueden secar y dañar nuestra piel, especialmente si es sensible.
Pero, no son solo nuestras caras las que sufren en esta época del año. La calefacción central y la ropa de invierno fabricada con tejidos irritantes pueden hacer que la piel sensible se sienta aún más incómoda.
Para ayudar a combatir un brote estacional, hemos anotado algunos consejos y ajustes simples que puedes hacer en tu rutina de cuidado de la piel de invierno. Mantén tu piel nutrida, calmada y feliz de la cabeza a los pies con nuestra guía sobre cómo cuidar la piel seca en invierno.

HORA DEL BAÑO
Un baño largo y caliente a menudo suena como un buen tratamiento para el cuidado personal cuando baja la temperatura. Lamentablemente, ese no es siempre el caso de la piel sensible. El agua caliente puede descomponer los lípidos (grasas) de la piel tan necesarios para mantenerla equilibrada.
Son estas grasas esenciales las que ayudan a la piel a retener la humedad, como una barrera que mantiene toda la hidratación en su interior. Sin estos lípidos, la piel puede secarse, deshidratarse, picar e irritarse. Entonces, cuando puedas, te recomendamos que elijas baños o duchas más cortos con agua tibia.

Los productos que usas en la ducha también son importantes. Somos grandes admirador@s de nuestros jabones 100% naturales a base de aceites vegetales saponificados en frío. Los ingredientes nutritivos se han elegido para mantener la piel hidratada y tranquila, no tensa ni irritada. Justo lo que necesitas para esta temporada de frío reseco.
HIDRATAR
Elige sabiamente tu crema hidratante de invierno. Muchos humectantes tienen ingredientes a base de petróleo, que pueden resecar aún más la piel. En su lugar, opta por una crema hidratante con ingredientes naturales y nutritivos.
Para pieles secas y con manchitas, ésta es la mejor época del año para pensar en la introducción de un suero renovador, hidratante con ácidos blanqueadores como nuestro Serum Nocturno Snowhite en tu rutina de todas las noches.

SELLAR
Con mucha frecuencia nos preguntan qué trabajo hace exactamente el aceite facial. Es importante recordar que un aceite no hidratará la piel ya que no contiene agua. Por lo tanto, no lo puedes usar en lugar de tu humectante. Su función es alimentar la piel con nutrientes, y nuestro aceite Bio Regenerador de rosa mosqueta es el mejor en esto. Eso se debe a todos los Omegas 3, 6 y 9 y a los carotenoides antioxidantes que contiene.

Además de actuar como un complemento alimenticio para la piel, los aceites tienen la capacidad de retener cualquier hidratación que ya tengas. ¡Lo que es realmente importante en esta época del año cuando se enciende la calefacción central! Así que piensa en ellos como un paso final indispensable en tu rutina de cuidado de la piel de invierno, aplicándolos siempre después de tu humectante para sellar tu tratamiento.

HIDRATACION INTERNA
Para cuidar la piel seca en invierno, es importante hidratar nuestra piel también desde el interior. Además de aumentar la ingesta de agua, comer frutas y verduras con alto contenido de agua también puede aumentar los niveles de hidratación.

Las fuentes ricas en vitamina C, como las naranjas y el fruto de rosa mosqueta, aumentan la producción de colágeno y también le dan volumen al cutis. Por no hablar de ayudar a protegerte de los resfriados estacionales. Incorpora una taza de té de mosqueta por las noches… lo vas a amar!
DESINTOXICACIÓN DETERGENTE
La piel de invierno tiende a ser más frágil. Por lo tanto, es una buena idea llevar un registro de tus guardarropas cuando tengas brotes. Algunas telas y la lana pueden causar irritación a algunas personas y los detergentes para lavar también pueden tener un gran impacto. Esto es especialmente importante si eres propenso a padecer eczema, dermatitis o psoriasis.
¡Todo es válido cuando se trata de mimar tu piel y procurar tu bienestar!